Sífilis

La sífilis en el hombre es una de las ETS más comunes, especialmente tras el repunte en los casos que se ha producido en los últimos años. Actualmente hay el mito de que es una enfermedad que solo afecta a prostitutas y homosexuales, pero lo cierto es que los hombres heterosexuales también deben estar en guardia frente a esta traicionera enfermedad de transmisión sexual.

¿La buena noticia? Que actualmente la sífilis en el hombre es completamente curable y no deja las terribles secuelas que dejaba en el pasado: ahora bien, si se diagnostica tardíamente los daños son irreversible: ¿te la vas a jugar por no querer hacerte un simple análisis de sangre?

Antes de proseguir, queremos tranquilizarte: puedes respirar aliviado, la sífilis es totalmente curable, no es la terrible sentencia que suponía en la primera mitad del pasado s. XX. Olvídate de tratamientos de mercurio y de ungüentos caseros (y dale las gracias a Fleming y a su penicilina). Sin más introducciones, ¡comenzamos a desgranar todas las cuestiones importantes de la sífilis!

¿Qué es la sífilis?

La sífilis, también conocida como también conocida lúes, es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum. A diferencia de otras ETS de rápida incubación y progresión en los hombres, como la gonorrea, la sífilis es una enfermedad de progresión lenta, crónica si no se trata, y dividida en varias fases temporales: primaria, secundaria y terciaria.

¿Sabías que…?

La sífilis fue usada en su día con fines xenófobos durante la Edad Media (en Italia la sífilis era conocida como la sarna española, en España como morbo gálico, en Portugal como mal español, en Rusia como enfermedad polaca y en Turquía como enfermedad cristiana.

¿Cómo se transmite la sífilis?

Las causas de la sífilis en los hombres son diversas, pero todas ellas surgen siempre de un contacto sexual con una persona portadora infectada (heterosexual u homosexual).

La sífilis se contagia por contacto directo con el llamado chancro sifilítico (una úlcera que la gran mayoría de los contagiados de sífilis presentan en las fases primarias de la enfermedad, sumamente contagiosa). El chancro puede presentarse en el pene, en el recto, en la boca, etc. Muchas veces no resulta visible a simple vista, así que el hecho de que no veas directamente un chancro sifilítico en la boca o en los genitales de tu pareja no es sinónimo de riesgo cero.

¿Sabías qué…?

Al igual que ocurre con una gran parte de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), la posibilidad de contraer la sífilis puede reducirse en un porcentaje muy alto si se usan debidamente barreras profilácticas, tales como los preservativos (condones, gomas). Además, si limitas tus relaciones sexuales a una relación completamente monógama, el riesgo de transmisión de sífilis es virtualmente cero.

¿Cuáles son los síntomas de la sífilis?

La sífilis en el varón ha sido descrita en muchas ocasiones como la gran imitadora, dado que puede tener tantos síntomas posibles que es fácil confundirlos con cualquier otra enfermedad corriente. El chancro sifilítico, al ser indoloro, puede confundirse con un pelo enquistado, una herida de la cremallera o cualquier otra erupción cutánea sin importancia. El sarpullido (sin picor) que se suele desarrollar en la fase secundaria de la sífilis puede ser leve o presentarse solo en las palmas de las manos y de los pies o solo en pequeñas zonas del cuerpo. Además, en ocasiones el hombre puede presentar sífilis con síntomas muy leves o directamente inexistentes. Por eso tenemos que estar muy atentos a esta ETS.

¿Sabías qué…?

Para evitar el problema de identificar la sífilis por sus síntomas, lo mejor es que cualquier hombre que sea sexualmente activo se haga las pruebas de la sífilis al menos una vez al año para evitar casos tardíos (con secuelas) de sífilis. Si no quieres ir a tu médico de cabecera normal, dispondrás de opciones gratuitas y confidenciales en tu ciudad (Google te ayudará a ello, nosotros te recomendamos la Clínica Sandoval en Madrid).

sarpullido de la sífilis secundaria en hombres
Sarpullido sifilítico típico de la sífilis secundaria en las manos de un hombre.

¿Cuáles son las complicaciones de la sífilis en el hombre?

Aunque la sífilis en el hombre puede curarse totalmente, lo cierto es que cuando no se detecta y aborda a tiempo puede acarrear graves secuelas irreversibles (a la par que innecesarias, ya que con un simple análisis de sangre rutinario puede detectarse esta enfermedad de transmisión sexual en el hombre). A continuación, conoce a lo que puedes exponerte por no querer realizarte las pruebas de la sífiles tras una exposición de riesgo

  • La sífilis en el hombre tiene capacidad para originar daños cardiovasculares irreversibles.
  • Los hombres con sífilis pueden desarrollar demencias incurables (neurosífilis).
  • La sífilis masculina tiene potencial para pasarse a la descendencia (sífilis congénita).
  • Sifiloma (tumor conocido también como goma sifilítica).
  • Parálisis.
  • Problemas cutáneos.
  • En última instancia, la muerte en fase tardía de la sífilis.
cartel contra la sífilis en hombres
Cartel de los años 30 tan actual como el primer día. Dice lo siguiente: Sífilis, la falsa vergüenza y el miedo pueden destruir tu futuro: haz analizar tu sangre. Nosotros no hacemos sino reiterar este mensaje: ¡hazte las pruebas de la sífilis!

¿Cómo puedo saber con certeza si tengo sífilis?

No tendrás más opción que hacerte las pruebas de la sífilis. La buena noticia es que, a diferencia de las de la gonorrea y la clamidia, las pruebas de la sífilis son totalmente indoloras: un poco de sangre bastará para saber si estás infectado.Tendrás que acudir a tu médico de cabecera, a un urólogo o a una clínica especializada en ETS (las hay gratuitas y anónimas, como el Centro Sandoval en Madrid).

La sífilis en el hombre es, por tanto, sencillamente confirmable mediante un test específico que detecta la presencia de la bacteria de la sífilis, directa o indirectamente en función del método empleado. Es muy importante que si ya has tenido sífilis en el pasado se lo comuniques a tu médico para que solicite unas pruebas especiales: las pruebas estándar detectan como positivos a los pacientes que ya la han padecido en el pasado.

Por supuesto, sobra recordar que a partir del mismo momento en el que sospeches de haberte infectado con la sífilis por una práctica de riesgo sexual, deberás evitar por completo el sexo (vaginal, oral o anal) sin condón hasta conocer los resultados de las pruebas de la sífilis y, en caso de ser estas reactivas, hasta finalizar por completo el tratamiento.

¿Cuál es el tratamiento para la sífilis?

Afortunadamente, la sífilis pillada a tiempo es fácilmente curable: una simple inyección de penicilina intramuscular si te encuentras en la fase primaria de la sífilis y tres inyecciones (semanales) de penicilina intramuscular si te encuentras en la fase secundaria de la enfermedad. En la fase tardía la cosa ya se complica: hay que hacer un tratamiento intravenoso continuado intensivo con penicilina. En este caso, hay que recordar que las secuelas ya sufridas podrán detenerse pero no revertirse. Así que, con la sífilis no te la juegues: será la diferencia entre un pinchazo algo molesto o en una vida arruinada absurdamente.

¿Sabías que…?

Las inyecciones de penicilina para la sífilis pueden ser algo molestas debido a que este antibiótico cristaliza con gran facilidad. Pese a todo, tranquilo, siempre se aplica anestesia local para que no sea algo insoportable. Es un pequeño peaje que sin duda te compensará y te ayudará a ser más precavido en el futuro.

loading...