Varicocele

¿Qué es el varicocele?

El varicocele testicular es uno de los problemas de salud masculina más frecuentes y menos conocidos. Esta enfermedad urológica se produce cuando las venas presentes en el denominado cordón espermático, encargadas de drenas los testículos, se dilatan, adquiriendo un aspecto alargado y enrevesado.

En el abdomen comienzan los vasos sanguíneos encargados de nutrir los testículos, dirigiéndose hacia abajo rumbo al conocido como conducto inguinal, para alcanzar la gónada. Cabe destacar que el flujo sanguíneo de las venas se ve gestionado por diversas válvulas, cuya misión es frenar lo que se conoce por reflujo de la sangre (es decir, que esta retroceda). Cuando dichas válvulas presentan dilataciones surgen los varicoceles.

Causas y tipos de varicocele

Hay causas diferentes del varicocele testicular, en función de si el hombre presenta un varicocele idiopático o un varicocele secundario.

Varicocele idiopático

El varicocele idiopático surge en el momento en el que las válvulas, ubicadas en el camino entre el cordón espermático y las propias venas, no presentan un funcionamiento correcto. En este caso el varicocele se parece mucho a las famosas varices que se dan en las extremidades inferiores.  ¿La consecuencia? Se produce un reflujo en la sangre que primero causa daños debido a las presiones y que termina finalmente produciendo daños en los propios testículos.

Varicocele secundario

El varicocele secundario  surge tras la comprensión del sistema venoso de uno o de ambos testículos. Este tipo de varicocele es más peligroso, puesto que suele estar producido por procesos oncológicos.  Cuando un hombre de mediana edad (a partir de 45-50 años) evidencia un caso de varicocele secundario hay que buscar la presencia de cualquier tipo de tumor maligno.

Estadísticas del varicocele en el hombre

Los problemas de varicocele se presentan entre el 10 y el 25 % de los hombres, llegando a casi un 50 %  en el caso de los varones con problemas de fertilidad. Generalmente el diagnóstico se realiza en la juventud, entre los 16 y los 30 años: rara vez se diagnostica a partir de los 50 años, por ejemplo.

El varicocele suele, en un 98 %, presentarse a nivel extratesticular, quedando el 2 % restante limitado a la zona intratesticular. Asimismo, son las venas del lateral izquierdo las que se ven más afectadas, pero ello no impide que puedan surgir en el lado derecho o a ambos lados.

Síntomas del varicocele

Casi siempre los problemas de varicocele son asintomáticos. Normalmente solo se descubre este problema en una revisión urológica rutinaria (de ahí la importancia de autoexaminarse con frecuencia para localizar prontamente estos problemas).

En caso de que se presenten síntomas, lee esta lista:

  • Infertilidad (sí, el varicocele puede producir infertilidad masculina irreversible, especialmente si no se trata rápidamente)
  • Pesadez testicular
  • Atrofia testicular
  • Malestar a la altura del escroto
  • Dilatación venosa, que puede palparse directamente

Cabe destacar que en algunos casos de varicocele el escroto (la “bolsa” de los testículos” puede crecer significativamente a nivel de volumen, originando molestias que podrían llegar a causa problemas de movilidad. Por fortuna los antiinflamatorios habituales (tipo ibuprofeno) van bien para este dolor.

Diagnóstico del varicocele

Realizar el diagnóstico del varicocele no resulta complicado, ahora bien, hay que estar pendientes. Para ello se explora la bolsa del escroto y la zona inguinal mediante palpación sencilla. Puedes hacerlo tú mismo, pero es mejor que te lo haga un urólogo o  tu médico de cabecera. No tiene más ciencia.

Tratamiento del varicocele

Los casos de varicocele tienen varias tratamientos, resultado en más sencillo el uso de elementos de soporte para el escroto, en conjunción con un tratamiento que revierta la dilatación de las venas (vasoconstrictor). Está también la opción de la cirugía, conocida como varicocelectomía. En la cirugía se ligan las venas dilatadas para resolver el problema, todo ello en menos de 30 minutos y con anestesia epidural (no es una operación complicada ni muy peligrosa, se parece en gravedad a una sencilla operación de fimosis, para que te hagas una idea). Los únicos riesgos de la operación de varicocele son las infecciones, posibles daños en el escroto y moratones. Rara vez se producen consecuencias más graves, como hemorragias o daños en las venas de los testículos. ¡Respira tranquilo!

Pronóstico y complicaciones del varicocele

Hay que decir que el varicocele puede no necesitar tratamiento y resultar inofensivo. Ahora bien, no siempre es así. En caso de que resultara oportuna la realización de la operación de varicocele por problemas testiculares o de fertilidad, estate tranquilo, porque las expectativas son halagüeñas. En definitiva, el pronóstico del varicocele es bueno en una inmensa mayoría de los casos.

Pese a todo, siempre hay posibilidad de complicaciones, debido a las venas dilatadas (varices testiculares) en el escroto. La más preocupante es la infertilidad, debido a las alteraciones anatómicas y metabólicos de las que el varicocele es responsable. También se puede presentar dolor que no remite, en caso de no tratar el problema. Por ese motivo, para curarte en salud, ¡hazte revisiones urológicas periódicas, ya sea en tu médico de cabecera o acudiendo a un urólogo de confianza!

loading...