Parafimosis

Aquellas personas que sufren de parafimosis no pueden tirar hacia delante el prepucio, ya que este se queda enganchado en la cabeza del pene provocando un doloroso estrangulamiento que restringe el flujo sanguíneo hacia esta parte del pene.

Para la mayoría de las personas esta condición puede llegar a ser muy dolorosa debido a que la falta de sangre causa que el glande cambie de color y que agudice el dolor, que normalmente se acentúa a la hora de caminar o de estar de pie. La parafimosis es una emergencia urológica, que se produce en algunos hombres no circuncidados, en el que el prepucio queda atrapado detrás de la corona y forma una franja estrecha que aprieta el tejido. A menudo la parafimosis se puede prevenir mediante la retracción del prepucio para cubrir el glande del pene después de manipularlo.

El tratamiento a menudo comienza con la reducción del edema, seguido de una variedad de opciones, incluida la compresión mecánica, la terapia farmacológica, la técnica de punción y la incisión dorsal. La prevención y la intervención temprana son elementos clave en la gestión de la parafimosis.

La parafimosis debe distinguirse de la fimosis, una condición que no es de emergencia en la que el prepucio no puede ser retirado. Si se deja sin tratar, la parafimosis puede tener consecuencias graves. Hay que prestar atención a la retracción del prepucio a su posición natural después de la manipulación del prepucio: es la clave para prevenir la parafimosis. Cuando se sospecha de parafimosis, debe acudirse al urgólogo para que se evalúe la parafimosis y se proceda a realizar el tratamiento oportuno.

¿Cuál es la causa de la parafimosis?

La parafimosis se relaciona con la fimosis y se produce en los hombres no circuncidados. Existen casos en los que el prepucio es demasiado estrecho para poder pasar sobre el glande y que una vez que se queda enganchado se hace más complicado de pasar debido a la inflamación que tiene el glande.

Otras personas en cambio pueden sufrir de parafimosis por otras razones diferentes, como el tener el glande inflamado debido a cualquier condición médica.

¿Cómo se puede tratar la parafimosis?

Con mucho cuidado y suavidad deberás tirar el prepucio hacia adelante. Si el problema apareció cuando estabas teniendo una erección, es mejor que esperé hasta estar completamente relajado para posteriormente proceder a tirar el prepucio suavemente hacia la parte posterior del pene. Una buena forma de llevar a cabo esta técnica es haciéndolo mientras estaba sentado en una posición cómoda para poder relajarse lo máximo posible, ya que si se siente tenso por la situación, el problema le será mucho más complicado de resolver.

Otra técnica que puede utilizar para ayudar a paso el prepucio atrancado por el glande es el de aplicar bolsas de hielo alrededor del glande y posteriormente utilizarla y mantenido explicado anteriormente, pero siempre con mucha suavidad y manteniendo la calma en todo momento para evitar mayores problemas.

El tratamiento de la parafimosis consiste en reducir el edema del pene y restaurar el prepucio a su posición original. No existen estudios prospectivos, aleatorizados y controlados que comparen la eficacia de las opciones de tratamiento disponibles en la actualidad.

Varios métodos no invasivos o mínimamente invasivos se utilizan para reducir la inflamación del pene. A causa de un dolor extremo, los pacientes pueden requerir un bloqueo nervioso del pene, analgésico tópico o narcóticos orales antes de la manipulación del pene. En los lactantes y niños, es recomendable aplicar un anestésico tópico como un gel de lidocaína al 2 % o de prilocaína al 2,5 % sobre a la piel antes de la manipulación del pene.

Reducción manual

La presión manual puede reducir el edema. Una mano dentro de un guante rodea al pene para aplicar presión circunferencial y dispersar el edema. Las bolsas de hielo también son útiles en la reducción de la hinchazón del pene y prepucio.

El pene se envuelve primero en plástico, con bolsas de hielo aplicadas intermitentemente hasta que la inflamación disminuya.

Para reducir el edema, un vendaje elástico de compresión se envuelve circunferencialmente alrededor del pene del glande a la base. Esta preparación debe dejarse en el lugar durante cinco a siete minutos, y el pene debe ser revisado periódicamente para supervisar la resolución de la inflamación. Una vez que la inflamación haya disminuido, el vendaje debe retirarse.

Tratamiento farmacológico

La inyección de hialuronidasa en el prepucio edematoso es eficaz en la resolución de edema y permite que el prepucio quede aflojado. La degradación del ácido hialurónico por hialuronidasa mejora la difusión del fluido atrapado entre las capas de tejido para disminuir la hinchazón del prepucio. La hialuronidasa es muy adecuada para bebés y niños.

El azúcar granulado ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la parafimosis, basado en el principio de transferencia de fluido que ocurre a través de gradiente osmótico. El azúcar granulado se aplica abundantemente sobre la superficie del prepucio edematoso y el glande. El líquido hipotónico del prepucio edematoso viaja hacia abajo del gradiente osmótico en el azúcar, reduce la hinchazón y permite una reducción manual. Los procedimientos mencionados aquí se deben realizar por un médico con experiencia en estas técnicas.

Técnica mínimamente invasiva

La técnica de “pinchazo” es una terapia mínimamente invasiva en el cual se utiliza una aguja hipodérmica. Se facilita la evacuación segura y eficaz del fluido atrapado. El drenaje externo del fluido atrapado permite la reducción manual de la parafimosis.

Estas técnicas están orientadas hacia la reducción de la hinchazón de modo que la reducción manual se pueda realizar. Después de que la inflamación del prepucio haya disminuido, se reduce la parafimosis. Para descongestionar el prepucio, los pulgares de ambas manos se colocan en el glande y los demás dedos detrás del prepucio. Una presión suave pero firme y contundente se aplica sobre el glande con los pulgares  y se aplica una contratracción a la piel del prepucio con los dedos mientras que el prepucio se tira hacia abajo. Cuando se realiza correctamente, la franja de constricción de tejido debe bajar del glande adecuadamente.

Tratamiento quirúrgico

Si una franja de tejido constriñe severamente el glande, debe pasarse a un enfoque más invasivo, realizando una incisión dorsal de emergencia. Este procedimiento debe ser realizado con el uso de un anestésico local por un médico con experiencia en la técnica.

El pene y el prepucio se preparan con una solución de povidona yodada y con un vendaje. Se usan dos pinzas hemostáticas rectas para aplastar el prepucio a las 12 en punto, de manera perpendicular a la corona. Después de dos minutos, se realiza una punción en el prepucio atrapado entre las pinzas hemostáticas y se logra la liberación del glande.

Las incisiones se suturan con puntos absorbibles. La circuncisión, una terapia definitiva, se debe realizar en una fecha posterior para prevenir los episodios recurrentes, con independencia del método de reducción utilizado.

Parafimosis
¡No te preocupes! ¡La parafimosis tiene solución si reaccionas correctamente!

Etiología de la parafimosis

La causa de parafimosis a menudo iatrogénica (iatrogénico: se dice de toda alteración del estado del paciente producida por el médico), la condición se produce con frecuencia después del examen del pene, después de un cateterismo uretral o después de una cistoscopia. La parafimosis se produce normalmente después de la colocación del catéter Foley. Durante la inserción de un catéter uretral, el prepucio se retrae para preparar y cubrir el glande. Después de la inserción del catéter, el profesional no puede devolver el prepucio retraído a su posición normal.

Las causas poco comunes de la parafimosis abarcan la lesión autoinfligida en el pene (como la colocación de un piercing en el glande) y la parafimosis secundaria tras una erección del pene.

Fisiopatología de la fimosis

Cuando el prepucio queda atrapado detrás de la corona por un tiempo prolongado, puede formar una franja apretada de tejido. Este anillo circunferencial de tejido puede poner en peligro el flujo sanguíneo y linfático hacia y desde el glande y el prepucio. Como resultado de la isquemia y la ingurgitación vascular del pene, el glande y el prepucio pueden estar inflamados y edematosos. Si no se trata, la gangrena del pene y autoamputación pueden ocurrir en días o semanas posteriores.

Es importante entender que la fimosis es un factor de riesgo importante para la presencia de parafimosis. La fimosis es, básicamente, como ya sabrás a estas alturas, la tirantez del prepucio que impide dejar al descubierto por completo el glande.

Por lo tanto, la mejor manera de evitar cualquier problema de parafimosis será recurrir a la cirugía de circuncisión (total o parcial), o al uso de enfoques menos invasisos, tales como la aplicación de cremas esteroides de uso tópico, así como el seguimiento de régimenes de ejercicios de estiramientos de la piel prepucial.

Manifestación clínica

Un paciente con parafimosis a menudo presenta dolor en el pene. Sin embargo, el dolor no no tiene por qué estar siempre presente. El glande aparece agrandado y congestionado, con un collar de prepucio inflamado alrededor del surco coronal. Una franja apretada de tejido aparece inmediatamente detrás de la cabeza del pene. El resto del cuerpo del pene aparece flácido y sin complicaciones. Los bebés y los niños con parafimosis pueden presentarse con síntomas miccionales obstructivos y con obstrucción urinaria severa y aguda.

¿Cómo se puede prevenir la parafimosis?

Aquellas personas que sufren de fimosis deben conocer que tienen un riesgo muy grande de padecer parafimosis. La fimosis es básicamente cuando alguien tiene el prepucio estrecho y no puede retraerlo con normalidad. Dado que el prepucio es estrecho, algunos médicos utilizan la circuncisión para tratar el problema. Sin embargo, muchos hombres quieren mantener su prepucio y quieren recibir un tratamiento para la fimosis que no sea tan doloroso como la circuncisión. Por lo que si no quieres someterse a una operación de circuncisión, la única forma que tienes para tratar esta condición son los estiramientos controlados.

Es de vital importancia que utilices aquellas técnicas que sean más apropiadas para tu caso porque de lo contrario un mal estiramiento puede llegarle a causar graves lesiones o incluso que su problema vaya a peor. Es importante hacer los estiramientos con regularidad para poder conseguir los resultados lo antes posible. Antes de empezar cualquier tratamiento, también es importante que se ponga en contacto con tu doctor para qué te trate acorde al caso que tienes en particular, ya que de esta forma conseguirás poder resolver tu problema con la parafimosis de una vez por todas.