Esmegma

El esmegma es el resultado de la acumulación de secreciones sebáceas y células muertas de la piel bajo del prepucio, agrupándose en manchas blancas que pueden ir aumentando de dimensión con el tiempo.

Es un fenómeno que puede causar preocupación cuando se descubre, pero es totalmente natural y sirve para facilitar la lubricación en el prepucio y en el glande. Ha de eliminarse mediante el lavado estándar. Si se tiene una higiene pobre o si resulta imposible acceder a la zona de acumulación debido a problemas de fimosis, el esmegma puede convertirse en un problemaEn estos casos, hay que recurrir al uso de cremas especiales o tratamientos farmacológicos, en conjunción con un lavado a fondo frecuente. 

El esmegma es una sustancia blanquecina que puede estar presente en los genitales. Es causado por el la muerte de células de la piel y es inofensivo, aunque puede volverse un problema si se permite que prolifere sin control. Aparece en la cabeza del pene y también debajo del prepucio.

¿Por qué tengo esmegma?

Si no lavas tu pene cada día, una sustancia parecida al queso podrido conocida como esmegma comenzara a estar presente en tus genitals. El esmegma, en pequeñas cantidades, actúa como lubricante natural que mantiene el pene húmedo.

Si la cantidad de esmegma aumenta, pueden aparecer los siguientes síntomas: aparición de un olor fétido, dificultad para retraer el prepucio, aumento de la flora bacteriana y aparición de infecciones. Todo ello puede a su vez causar inflamación (rojez e hinchazón), dando lugar a lo que se conoce como balanitis.

Síntomas de presencia de esmegma

El esmegma está presente debajo del prepucio de los hombres porque la piel está constantemente cambiando, pero no siempre es evidente. El esmegma puede aumentar si no se retira mediante el lavado en la ducha. Esto puede causar problemas, así que la higiene íntima estricta será primordial para evitar estos problemas.

Si dejas que prolifere, aparecerá un olor maloliente parecido al queso podrido, síntoma de colonización bacteriana descontrolada. Asimismo, el esmegma también puede hacer que el prepucio se quede pegado al glande (la cabeza del pene). Esto puede causar erecciones dolorosas al resultar muy difícil retirar la piel del prepucio.

El esmegma no siempre puede verse, pero cuando sí puede verse, se manifiesta como una sustancia blanquecina húmeda que se agrupa en bolitas entre los recovecos del prepucio y de la cabeza del pene. Cuando esta sustancia se solidifica, desprende un olor fétido muy característico. Además, en estos casos, la presencia d esmegma duro da lugar a la reproducción bacteriana en la zona, incrementando el riesgo de padecer colonizaciones que requerirán tratamiento antibiótico.

ATENCIÓN: Si entre los síntomas que padezca se encuentran picores, inflamaciones o dolores, acuda a un especialista para comprobar si tiene una ETS o una infestación fúngica (proliferación de hongos).

Causas de la presencia de esmegma

Higiene

¿Por qué no todos los hombres tienen problemas para mantener el esmegma a raya? Lo cierto es que en gran medida por las diferencias en los hábitos de higiene de la zona. Lavar a conciencia por debajo del prepucio servirá para eliminar las células de piel muerta exfoliadas antes de que puedan juntarse a las secreciones sebáceas y formar esmegma visible.

Fimosis

Los hombres con problemas a la hora de retraer el prepucio y descubrir el glande: lo que todos conocemos como fimosis. Casi siempre es una condición congénita, aunque la fimosis también puede ser provocada por traumas, infecciones o desgarros.

Debido a la dificultad para retaer el prepucio, en muchos casos de fimosis es muy complicado realizar una higiene correcta. lo que facilita la acumulación de esmegma. Según diversos estudios científicos, los hombres con fimosis tienen casi el doble de probabilidades de tener problemas de esmegma que aquellos sin problemas de este tipo.

Si el lavado del espacio situado bajo el prepucio es demasiado complicado y no se logra la retirada completa del esmegma, podrías necesitar someterte a una circuncisión parcial o total con el fin de evitar problemas. Dado que echar el prepucio para atrás es muy difícil o imposible para los hombres con fimosis, también lo será la correcta higiene de la zona y será muy probable que haya acumulaciones de esmegma. De hecho, los varones con fimosis presentan una presencia de esmegma dos veces mayor a la de hombres que no tienen este problema.

Cuando la higiene del espacio situado por debajo del prepucio resulta demasiado difícil y si no se logra retirar bien el esmegma, sería muy recomendable someterse a una operación de circuncisión para ahorrarse molestias o posibles enfermedades relacionadas. Qizá hayas oído que la presencia de esmegma aumenta el riesgo de padecer cáncer de pene. No obstante, los expertos no han logrado ponerse totalmente de acuerdo al respecto. En todo caso, más vale prevenir que curar.

El esmegma tiene una apariencia similar al queso cottage. CC BY-SA 2.0 // Wikimedia Commons // stu_spivack
El esmegma tiene una apariencia similar al queso cottage. CC BY-SA 2.0 // Wikimedia Commons // stu_spivack

Cómo abordar el problema del esmegma

El tratamiento del esmegma es bien fácil: lavarse los genitales con agua caliente al menos una vez al día, de manera meticulosa. Es especialmente importante que los varones sin circuncidar, es decir, que tengan el prepucio intacto, se laven bien por debajo del prepucio, ya que es una zona en la que esta sustancia prolifera de manera especial.

Ahora bien, las autoridades sanitarias no recomiendan usar jabones ni geles que irriten la piel: use agua solo o agua y jabón neutro. Recuerda que es una zona extremadamente delicada.

Nosotros recomendamos las siguientes opciones de tratamiento para el esmegma:

Lavado

El esmegma es un lubricante natural y un agente antibacteriano, pero puede acumularse en exceso en el pene si la higiene no se mantiene correctamente. El lavado regular del glande, por debajo del prepucio, con jabón neutro y agua tibia ayuda a evitar y a eliminar el exceso de acumulación de células muertas.

La limpieza frecuente del glande, justo por debajo del prepucio, con jabón neutro o agua templada ayuda a eliminar las células muertas y los restos de orina/semen que originan el esmegma cuando se acumulan en un punto. Esta higiene debe realizarse a diario, particularmente en hombres que tengan tendencia a producir mucho esmegma, con el fin de evitar su proliferación.

Esta saludable práctica debería repetirse todos los días, especialmente para aquellos hombres que tengan tendencia a acumular esmegma, como medida preventiva.

Medicamentos

En algunos casos, los antibióticos pueden tener un efecto regulador en las glándulas sebáceas en la piel y podría mejorar los casos de acumulación de esmegma cuando la causa no se debe ni a problemas de fimosis ni de higiene. A veces, resultará necesario tomar antibióticos para controlar la producción sebácea de las glándulas de sebo (igual que se hace ante brotes de acné agresivos). Siempre deberá acudir al médico para ver si es apropiado para usted este tratamiento.

Los antibióticos en este caso podrían causar efectos secundarios, como una pobre función del sistema inmunitario o problemas digestivos. Antes de tomarlos, consulta con tu médico para que te recete los que más te convengan.

Cremas

El uso de cremas especiales para el pene puede contribuir a mejorar el equilibrio de las glándulas sebáceas bajo el prepucio, pero logrando mantener la piel del pene mínimamente humedecida.

Muchos hombres experimentan piel seca en el pene, glande y prepucio, debido a la gran cantidad de jabón que tienen que usar para retirar la acumulación de esmegma. En este caso, estas cremas pueden resultar de gran ayuda.

La relación entre el emegma y el cáncer

Algunos estudios han indicado que la presencia de problemas de esmegma podrían aumentar el riesgo de padecer un cancer en el futuro. No obstante, aún quedan por hacer estudios adicionales que confirmen definitivamente lo que de momento es una hipótesis.

Los expertos en oncología consideran a día de hoy que el esmegma en sí mismo no sería agente tumoral, aunque si un factor de irritación e inflamación cuyas consecuencias sí que pueden contribuir a la aparición de tumores en el pene.

En resumidas cuentas, puedes estar tranquilo. Hasta no hace mucho, los médicos pensaban que el esmegma era culpable de causar enfermedades, como cáncer de próstata, pero han concluido que se trata más bien de una molestia si no se controla debidamente. Lo cierto es que ayuda a lubricar el espacio entre el glande y el prepucio. Incluso podría tener ciertas propiedades antifúngicas y antibacterianas.

loading...