Balanitis

La balanitis es una inflamación del glande (cabeza del pene) y la postitis es la inflamación del prepucio. El prepucio es la piel suelta que cubre la cabeza del pene si el hombre no ha sido circuncidado. La balanopostitis es cuando tanto el glande como el prepucio se inflaman. La balanitis puede ocurrir a cualquier edad, pero es más probable que afecta a niños menores de cuatro años de edad, así como a los hombres adultos que no han sido circuncidados. Es una condición común, que afecta a aproximadamente 1 de cada 25 niños y a 1 de 30 varones incircuncisos (en algún momento de su vida). En cambio, la balanitis es muy infrecuente entre varones circuncidados.

La balanitis pueden tener causas tanto infecciosas y no infecciosas. Es más común en pacientes con fimosis (el prepucio del pene es demasiado estrecho). Los pacientes con diabetes mellitus son más susceptibles a desarrollar esta enfermedad.

La balanopostitis crónica (recurrente) aumenta el riesgo de desarrollar balanitis xerótica obliterante (dermatitis crónica, en el glande y el prepucio), fimosis (prepucio estrecho o parafimosis (cuando tras echar el prepucio hacia atrás resulta imposible colocarlo en su posición original).

¿Cuáles son los síntomas de la balanitis?

  • El área alrededor del glande (cabeza del pene) es de color rojo
  • Inflamación del glande
  • Dolor del glande
  • Irritación del glande
  • Debajo del prepucio puede haber una secreción espesa y maloliente (esmegma)
  • Picazón alrededor del área del glande
  • Un olor desagradable
  • Fimosis: el prepucio está estrechado y no puede retraerse (echarse hacia atrás sobre el glande o cabeza del pene)
  • Micción dolorosa

Algunos de los signos y síntomas de la balanitis son similares a los de algunas ETS (enfermedades  de transmisión sexual). ¡Acude siempre al médico!

¿Cuáles son las causas de la balanitis?

La balanitis puede ser un síntoma también de las siguientes enfermedades de la piel:

  • Liquen plano – una enfermedad de la piel con manchas pequeñas, picores, rosa o púrpuras en los brazos o las piernas.
  • Eczema – una condición crónica de la piel en el cual la pie presenta picazón, enrojecimiento, grietas y sequedad.
  • Dermatitis – inflamación de la piel que es causada ya sea por contacto directo con un agente irritante, o una reacción alérgica.
  • Psoriasis –  un desorden de la piel que hace que esta se vuelva seca y escamosa, se cree que puede ser genética.
  • Irritación en el pene – que puede estar causada por:
    • Algunos detergentes  si las prendas no se aclaran debidamente
    • Algunos suavizantes para la ropa si las prendas no se aclaran debidamente
    • Algunos jabones perfumados
    • Algunos geles de ducha
    • Algunos productos químicos presentes en los preservativos, lubricantes y espermicidas
  • Infección – existen gérmenes en la piel todo el tiempo que normalmente no causan daño porque no han proliferado lo suficienten. Sin embargo, a veces, pueden multiplicarse rápidamente. Existen dos tipos de infección que pueden causar balanitis:
    1. Cándida – es un tipo de hongo.
    2. Bacterias – que pueden multiplicarse rápidamente en las condiciones húmedas y cálidas debajo del prepucio. Lavado diario y secado cuidadosamente el pene humedad no permanece debajo del prepucio ayuda a reduce el riesgo. Sin embargo, genital excesivo lavado con jabón puede ser un factor fuerte de balanitis.
  • Diabetes – los varones con diabetes son más susceptibles a las infecciones, especialmente si el azúcar en la sangre está mal controlada. Si la glucosa está presente en la orina, algunas bacterias pueden permanecer en el prepucio. La glucosa contribuye a que las bacterias se multipliquen más rápidamente.
  • Fimosis – el prepucio está muy apretado y es muy difícil o imposible de retraerlo (tirar hacia atrás) completamente sobre el glande. El sudor, la orina y las células muertas (esmegma) pueden acumularse debajo del prepucio, causando irritación y permitiendo que los gérmenes se multipliquen.
  • Relaciones sexuales no protegidas – si la mujer tiene candidiasis vaginal, el hombre pueden infectarse, aumentando el riesgo de desarrollar esta enfermedad. El herpes genital, la clamidia y la sífilis también pueden causar balanitis. Recuerda: ¡usa siempre un preservativo!

Cómo diagnosticar la balanitis

La balanitis es bastante fácil de diagnosticar. Tú médico de cabecera podrá realizar un diagnóstico mediante la detección de la rojez y la inflamación del glande.

El médico debe examinar también cuidadosamente la piel para tecectar cualquier enfermedad de la piel propia de la región genital.

Si no se resuelve la balanitis después de evitar el contacto con irritantes potenciales, la práctica de buena higiene o el tratamiento de una infección por hongos, el médico podrá pedir diversas pruebas de diagnóstico, entre las que normalmente se incluirán alguna o algunas de las siguientes:

  • Una muestra – se toma una muestra del glande y se envia al laboratorio para determinar si hay una infección.
  • Examen de orina – si se sospecha de diabetes.
  • Examen de sangre – para determinar los niveles de glucosa.
  • Biopsia (poca frecuencia) – se toma y se envía al laboratorio una muestra de la piel inflamada para su estudio.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la balanitis?

El tratamiento para la balanitis depende de la causa. En la mayoría de los casos el médico aconsejará al paciente sobre qué cosas tendrá que evitar o realizar.

Reacción alérgica – si la inflamación se piena que podría estar causada por una reacción alérgica o algún irritante, el médico podrá recetar un esteroide suave para uso tópico (crema), como hidrocortisona al 1 %, para aliviar la hinchazón.  Si hay una infección el paciente no debe usar una crema de esteroides por su cuenta. Los jabones y otros irritantes potenciales deben evitarse durante el tratamiento.

Cándida (candidiasis) – el médico te recetará una crema antimicótica,  como Clotrimazol o Miconazol. La pareja sexual del paciente también deberá ser tratada. Mientras que el tratamiento esté en marcha  tampoco deberá mantener relaciones íntimas sin preservativo.

Infección bacteriana – al paciente le recetarán un antibiótico, como eritromicina o penicilina.

Fimosis y balanitis recurrente – si el paciente tiene un prepucio apretado y la balanitis vuelve, el médico probablemente sugerirá la operación de circuncisión.

Cómo prevenir la balanitis

Con el fin de prevenir las infecciones, la cabeza del pene (glande) y el prepucio deberán mantenerse limpios y secos. El lavado diario, con especial atención a la limpieza del pene, es esencial.

  • Se debe retraer el prepucio (hacia atrás) para que quede expuesto el glande.
  • El área deberá lavarse cuidadosamente y suavemente con agua tibia. Como jabón puede irritar no debe utilizarse.
  • Los hombres que tienden a desarrollar balanitis después de mantener relaciones deberán lavarse el pene después.

Evitar los irritantes – si crees que tus síntomas están relacionados con las sustancias presentes en los condones o lubricantes, intenta utilizar un preservativo especial para pieles sensibles. Si trabajas con productos químicos que pueden mancharte las mano, recuerda lavártelas antes de ir al baño.

loading...